lunes, 6 de junio de 2016

"Espero que no estés en el top 10 de las peores vestidas"

O post sobre lo que me importa a mi que piensen los otros de ti y por ende de mi por mi implicación contigo.

Amar es aceptar. Aceptar con luces y sombras, con lo que gusta y lo que no, con lo que irrita y lo que alegra, con lo diferente a ti y lo igual, con lo que aporta por contrario y lo que suma por ser igual. Amar es no juzgar ni analizar. Es querer respirar juntos aunque uno se ahogue con el ventolín. Es armonizar Bach y los Pixies, Enriquito Iglesias y yo me la encontré en un taxis con Love of Lesbian y Sixto Rodriguez. Porque todo tiene cabina en el paragüas del amor, hasta que votes al PP y yo a Juntos Podemos o a Batasuna, incluso que tu libro de cabecera sea "Mein Kampf" (lo he tenido que buscar en google y casi pongo Mine Craft).

Amar no es gustar. No es que coincidimos en la música. No es tienes un gusto exquisito por el cine de autor checo polaco (exquisito porque es el mio también). No es lees del copón y si no supieras leer no te querría.

Querer es a pesar de gustar.

Si me invitan a una boda y la persona que me invita está más pendiente del vestido, zapatos, bolso, sombras de ojos, regalo, o pelo que llevo vamos muy mal. No estoy ya para que me hagan repaso como si fuera Leticia Ortiz. Cómo bien me ha dicho alguien que me quiere mucho, soy madre, divorciada y tengo 43 años (se ha equivocado con la edad, pero bueno, la perdono), así que ya estoy de vuelta de todo.

A la próxima persona que cuando le diga que tengo dos bodas este mes de junio me pregunte que si ya se que me voy a poner en vez de si tengo los billetes o si estoy feliz de ir le escupo en un ojo. Y lo hago público y notorio porque se que tengo más tirada que El Pais en su años mozos y me leen más que los tertulianos del gato al agua al Marca. Se me enteren todos.

Besos y feliz lunes.

Amen. Como siempre y para siempre.... sin tilde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario perejilo!!! Abrazos cibernéticos :)

Pere Gila